Buda Sutras 31-40

El Buda Sutra 31

Si determinas tu rumbo

por la fuerza o con prisa,

te pierdes el proceder de la ley.

La existencia está disponible en toda su belleza y bendición solo para aquellos que viven de forma relajada; no por la fuerza, no con prisa alguna.

Aquellos que no se apresuran, que no corren, que no son ambiciosos, que no están comprometidos con un futuro, todavía no existente. Está disponible para quienes descansan en casa, en el momento presente; tan relajados como si existiera otro momento. Este momento lo es todo…

En ese estado de relajación, el Tao abre sus puertas.

Buda al Tao lo denomina dhamma. En inglés no existe un sinónimo auténtico para Tao o dhamma, por eso se ha traducido como la “ley”. Es una palabra pobre. La “ley” no indica realmente el significado de la palabra dhamma.

Dhamma quiere decir la naturaleza de la existencia. Dhamma es aquello que mantiene la existencia unida. Dhamma signifiaca la interconexión universal. Es una palabra multidimensional, tremendamente cargada de significado. Decir la “ley” es reducirla a una unidimensional.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior


El Buda Sutra 32

Tranquilamente considera qué está bien y qué está mal.

Aceptando todas las opiniones por igual,

sin apresuramiento, sabiamente, observa la ley.

No tengas ningún prejuicio. Estamos muy llenos de prejuicios. Cuando creemos que hemos llegado a una conclusión, no es más que una decepción; una vez más te encuentras con un prejuicio introducido por la sociedad, por la Iglesia, por el Estado. Eres una víctima de los muchísimos intereses creados que te rodean con ojos codiciosos para explotarte, para extraerte la sangre y el alma.

La próxima vez que creas haber comprendido o visto algo, obsérvalo. Retrocede e intenta ver: ¿Es algún prejuicio del pasado que de pronto aparece otra vez con una nueva forma, un nuevo formato, con nuevas palabras?

Y te quedarás sorprendido: así es.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior

El Dhammapada de Gautama El Buda Sutra 33

El Buda Sutra 33

Permanece en silencio,

amoroso y sin miedo.

Permanece en silencio; aprende a estar cada vez más en silencio. Y amoroso, porque si tu silencio no es amoroso te hará insensible. Entonces tu silencio será el de un cementerio; apagado y muerto. No será un silencio que pueda celebrar, cantar y bailar. No será un silencio que pueda retoñar en mil y una flores.

Por eso Buda inmediatamente dice: debería ser amoroso.

Y el amor solamente es posible si no tienes miedo; si estás asustado, no puedes ser amoroso. Quien tiene miedo de algo-la muerte, la policía, los jueces, el gobierno-, quien tiene miedo de algo no puede amar.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior

El Dhammapada de Gautama El Buda Sutra 34

El Buda Sutra 34

El silencio no puede hacer de un necio un maestro.

El silencio puede ser de un cementerio o el de un amanecer. El silencio puede ser el de un pájaro en vuelo o el de un cadáver. Ambos son silencios, pero diametralmente opuestos. El silencio de un cadáver tiene que evitarse, el silencio de una flor tiene que embeberse. El silencio de una flor hará de ti una flor, el silencio de un cadáver hará de ti un cadáver. Desde el exterior ambos parecen lo mismo; no te dejes engañar por las apariencias, fijate siempre en lo esencial, en el corazón.

Desde fuera pueden aparentar ser iguales dos cosas que son totalmente opuestas entre sí. El buscador tiene que ser muy cauto, muy consciente de cada paso que da, porque lo falso es muy fácil de alcanzar. Es muy fácil morirse y, sin embargo, es muy difícil estar rebosante de vida.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior


El Buda Sutra 35

Mira hacia dentro;

cómo asciende y desciende.

¡Qué felicidad!

¡Qué grato ser libre!

Cómo asciende y desciende tu respiración: esa es la manera de mirar hacia dentro. Muchos han dicho:

Mira adentro. Sócrates dijo: Mira adentro, conócete, pero nadie te ha dado el método exacto. Buda te lo da:

el ascenso y el descenso de la respiración. La respiración es el puente; el puente entre tu alma y tu cuerpo.

Si puedes observar el ascenso y descenso de tu respiración, poco a poco podrás ver tu cuerpo, y también tu respiración, como algo separado de ti; porque el observador no puede ser lo observado, el que mira no puede ser lo mirado.

Un día súbitamente te darás cuenta de que tú eres el testigo de todo ello. Y el testigo es ciertamente trascendental para todo lo que atestigua. En ese mismo instante te ha sucedido la libertad.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior


El Buda Sutra 36

Todo surge y desaparece.

Una vez comprendes esto, estás por encima de la pena.

Es el camino del resplandor.

La vida es un flujo, nada permanece. Aun así, somos tan estúpidos que seguimos aferrándonos. Si el cambio es la naturaleza de la vida, aferrarse es una estupidez, porque este empeño no va a cambiar la ley de vida. Lo único que vas a conseguir es ser un desgraciado. Las cosas están sujetas al cambio; no importa que te aferres a ellas o no.

Si te apegas, te vuelves un desgraciado: te sientes frustrado al ver que, a pesar de tu empeño, las cosas cambian. Aunque no te apegues van a cambiar, pero entonces no estarás frustrado, porque eres perfectamente consciente de que están sujetas a cambiar. Así son las cosas, así es la condición de vida.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior

El Dhammapada de Gautama El Buda Sutra 37

El Buda Sutra 37

La existencia es tristeza.

Compréndelo y ve más allá de la aflicción.

Ese es el camino de la luminosidad.

Mira al mundo como un sueño: fluctuante, cambiante, nuevo en cada momento. Disfrútalo, goza de su novedad, deléitate con todas las sorpresas que brinda.

Es maravilloso que sea cambiante, no hay nada malo en ello; únicamente no te apegues a él.

¿Por qué te aferras?

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior

El Dhammapada de Gautama El Buda Sutra 38

El Buda Sutra 38

Controla tus palabras.

Sé telegráfico.

Escucha solamente aquello que sea significativo,

lee únicamente lo que tenga sentido.

Evita lo innecesario, lo irrelevante.

Habla exclusivamente de lo que atañe al asunto.

Haz que cada una de tus palabras sea tu corazón.

No vayas diciendo cosas como si fueras una gramola.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior

El Buda Sutra 39

Controla tus pensamientos.

La mente sigue funcionando continuamente. Empieza a trabajar en la infancia y sigue haciéndolo hasta la muerte.

Setenta, ochenta años, constantemente trabajando; tantísimo trabajo que después ya no se puede esperar gran cosa de ella, porque está totalmente agotada.

No le queda mucha energía; tiene fugas por todas partes.

Si pudieras desconectar…; en eso consiste la meditación: en desconectar la mente, es el arte de apagar la mente.

Si puedes interrumpirla, acumulará energía.

Si durante unas pocas horas al día estás sin la mente, reunirás tanta energía que te mantendrá joven, fresco y creativo. Esa energía que te mantendrá joven, fresco y creativo. Esa energía te permitirá ver la realidad, la belleza de la existencia, la alegría de la vida y la celebración.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior

El Buda Sutra 40

La muerte sorprende al hombre que, aturdido y

distraído por el mundo, solo se preocupa de su rebaño

y sus hijos. La muerte lo atrapa

como una riada que arrasa una aldea dormida.

Acuérdate de la muerte; recuérdala siempre. Nunca te olvides de ella ni un solo momento. ¿Por qué? ¿Por qué está Buda tan interesado en la muerte? Por la sencilla razón de que la muerte es lo único que puede mantenerte consciente. Si te olvidas de ella, inmediatamente te volverás inconsciente. Es debido a la muerte que el hombre es el único que puede iluminarse, ningún otro animal; porque ningún otro animal es consciente de la muerte.

Solo el hombre la percibe.

Deja que esta comprensión penetre en ti cada vez más. Deja que sumerja en tu corazón, que se quede allí como una espina que continuamente te recuerda que la vida es arena movediza, así pues: “No construyas tu casa aquí. Recuerda que la muerte llegará y deshará todo lo que hayas hecho; así pues, ¿qué sentido tiene que te preocupes tanto, que te involucres tanto, que continúes con tal ansiedad cuando la muerte te lo va a quitar todo?”.

Osho Buda, 53 sutras y cartas de meditación para el silencio y la paz interior


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page