¿Cómo Funciona el Reiki?

El reiki es un sistema ancestral y profundamente sencillo, es una técnica de transferencia de energía curativa por imposición de las manos.  La practica de transferencia de energía de la cual han hablado muchas religiones y culturas, con nombres como Prana de los hindúes; Mana de los Kaunas energía bioplasmica, de los investigadores rusos, y el Chi de los chinos.

Todos tenemos energía reiki y todos la podemos utilizar para ayudarnos a nosotros mismos y a nuestro prójimo, no se requiere ninguna condición especial para usar el reiki. Este poder se activa mediante iniciaciones, lo que diferencia al reiki de otras técnicas de sanción.

¿Todos podemos Sanar con Reiki?

Cualquier persona puede poner las manos sobre otra y ayudarle a acelerar su proceso de sanción transfiriéndole energía magnética de su propio cuerpo. Pero con las iniciaciones de reiki, el estudiante es capacitado para canalizar la energía universal, participando en un método antiguo de elevar su cuerpo físico y etérico a niveles vibracionales más altos, abriendo canales y centros energéticos, llamados chacras.

El practicante de reiki no siente cansancio al dar un tratamiento. La energía universal e ilimitada entra por el chacra de la cabeza, pasa por los centros energéticos superiores, y después por los brazos y manos al paciente. Una parte de esa energía siempre se queda en el cuerpo del sanador. La energía pasa a través del practicante por unos canales purificados, abiertos por las iniciaciones.

Auto-Tratamiento Reiki

Una ventaja del reiki es la posibilidad del auto-tratamiento. Es una herramienta muy eficaz de relajación. Sirve en el nivel físico (para aliviar dolores, por ejemplo), y también en niveles emocionales ayudando así a liberar bloqueos de energía.

¿Cómo funciona?

El sanador o sanadora Reiki debe imponer las manos sobre si mismo o sobre la persona que se hace la sesión, la misma debe ser practicada cuantas veces sea posible. Así de esta manera irá sintiendo mejoría y se adaptara a los cambios y canalizara su energía hasta sanarse.

La energía posee una inteligencia propia, superior a cualquier conocimiento humano y no hace falta otra cosa mas que activarla imponiendo las manos, que la energía hará la curación y lo hará muy bien. Solo deja fluir libremente la energía Reiki a través de la imposición de manos con todo tu amor siendo su canal.

Imposición de Manos

La aplicación de Reiki es sencilla, se hace a través de las manos extendidas y apoyadas por breves minutos sobre distintas partes del cuerpo a lo largo de la columna vertebral.

Cuando se decide iniciar el trabajo de Reiki, es recomendable hacer un tratamiento por cuatro días. Esto le facilita al cuerpo la eliminación de toxinas, dicha eliminación, puede ser ayudada ingiriendo no menos de 2 litros de agua por día.

Con estos cuatro días, además de la limpieza corporal de nuestro cuerpo físico, mediante la eliminación de toxinas, el Reiki también trabaja sobre nuestro cuerpo emocional, mental y espiritual.

También a partir del segundo nivel de Reiki el maestro le enseña al alumno los símbolos sagrados japoneses que cada cual trabaja de distinta forma y muy especifica en los distintos cuerpos.

Dos formas básicas de Aplicación

Una sesión completa no inferior a una hora.
Una sesión rápida de 15 minutos aproximadamente.

Recomendaciones

Disponer de un espacio tranquilo, sin interrupciones, con música suave.
Quitarse los zapatos.
Lavarse las manos antes y después de la sesión.
No perfumarse antes de una sesión

La aplicación se hace sobre posiciones básicas

Cabeza
Torso, frente y espalda, piernas.
El paciente deberá estar acostado en una camilla, o sentado en una silla.

Reacciones Post Reiki

La energía canalizada por reiki no es captada por nuestros cinco sentidos ni reconocida por la mente, pero si puede percibirse a través de distintas vibraciones o emociones.

Cada persona reacciona en forma diferente a su aplicación. Unos sienten frió y/o calor, otros una impresión de vibración y/o cosquilleo, algunas emociones como alegría o tristeza, todos en general registran una sensación de relax y paz interior llegando en ciertos casos a aletargarse y tener ensoñaciones.

Quien aplica Reiki también recibe la sensación del flujo de energía a través de su cuerpo y manos, percibiendo los distintos cambios de temperatura que se producen. La energía que transfiere no es su propia energía simplemente actúa como canal, el medio por el cual se traslada esa fuerza vital.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page