El Tantra y la Eyaculación

El Varón Tántrico y la Eyaculación Precoz

Para el hombre Tántrico, no sirve un acto sexual en el que la mujer no alcance su clímax, y para esto, el hombre sabe y conoce muy bien la anatomía sexual femenina. Si el varón no es capaz de controlar el reflejo eyaculatorio el cual va a permitir el momento indicado para eyacular puede que la eyaculación ocurra antes de tiempo dejando a su pareja a “mitad de camino” hacia el orgasmo.

Asimismo, para el Tantra el Orgasmo masculino no es sinónimo de eyaculación. La eyaculación es una cosa y el orgasmo otra totalmente distinta. En general se admite que el problema del orgasmo existe, pero sólo en la mujer: el hombre eyacula, por tanto tiene un orgasmo. Ese “por tanto” está de más.

La falta de información adecuada para el hombre hace que sus encuentros sexuales duren pocos minutos. La ansiedad, la excitación, posibles miedos o inseguridades y un sinfín de causas posibles le provocan al hombre eyaculación precoz sin poder controlar el reflejo eyaculatorio.

Sin embargo, para el Tantra también es importante que la mujer conozca en profundidad el aparato sexual masculino para así poder ayudar al varón a retrasar la eyaculación.

Es muy importante realizar los ejercicios recomendados para fortalecer la zona pélvica. Si bien existen técnicas y ejercicios específicos para varones y mujeres, también los hay para que realicen juntos ambos miembros de la pareja. A continuación citaremos algunos ejercicios para realizar en pareja.

Técnica Brauer para Controlar  la Eyaculación

Un método sencillo es el que ambos pujen hacia abajo como si fueran a ir al baño y sientan como sobresalen los genitales. La retención de la respiración acompaña naturalmente a esta maniobra.

Sin embargo esto solo es un alivio temporal porque cuando hacen esto las sensaciones sexuales no existen, pero cuando te relajas e inhalas te encuentras casi donde comenzaste. Esto de cualquier manera proporciona la posibilidad de encontrar diferentes tipos de estimulación.

Técnica Semans para Controlar la Eyaculación

Técnica de Parar y Continuar

Cuando el sujeto haya logrado cierto nivel de control eyaculatorio, la pareja puede entonces ser penetrada, inicialmente sin la ritmicidad penetrante, hasta el punto de que estén listos ambos amantes para la eyaculación.

Una vez que el pene del paciente consiga acostumbrarse a estar dentro de su pareja, puede añadir ritmos y variantes, de acuerdo a sus habilidades, usando igualmente la técnica de Parar y Continuar.

En casos menos severos, el hombre logra sobreponerse al trastorno de manera rápida, haciendo innecesarios los ejercicios con su pareja.

La técnica tiene sus variedades, aunque el propósito es el mismo: hacer que el hombre se acostumbre a mantener una erección por un extendido período, a medida que se incremente gradualmente su tolerancia sexual. Un 95% de los sujetos expuestos a estos ejercicios logran aprender a controlar la eyaculación entre 5 y 10 minutos.

Ejercicios del Músculo PC

Ejercitar la zona pélvica es fundamental tanto para hombres como para mujeres. En el caso de los varones, el ejercitar el músculo PC va a permitir un mayor control sobre el reflejo eyaculatorio y el reflejo eréctil para obtener erecciones fuertes y duraderas. Un piso pélvico fuerte y fiable puede construir una ayuda estructural para la vejiga y la uretra.

Ejercitar la zona pélvica en mujeres es sumamente beneficioso. Se obtiene control sobre los músculos vaginales lo cual facilita la relajación de los mismos para obtener orgasmos más placenteros y duraderos. Asimismo, ejercitar la zona pélvica en mujeres ayuda a prevenir la incontinencia urinaria. Por otro lado es clave para el parto.

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page