Chakras

Estructuras Energéticas o Chakras

En los textos más antiguos se mencionan ochenta mil chakras, lo que significa que no existe la menor partícula de nuestro cuerpo que no funcione como un órgano de recepción, transformación y transmisión de la energía sutil.

La mayoría de estos chacras tienen unas dimensiones reducidísimas; los más importantes, unos cuarenta, están conectados en la zona del cuello, del bazo, en las palmas de las manos y en las plantas de los pies (sobre los que se practica una forma de masaje llamada reflexologia).

Los chakras principales son siete, situados en el cuerpo eterico a lo largo del eje de la columna vertebral, desde el sacro hasta la cúspide del cráneo, y dotados de una función vital muy importante para el cuerpo, la mente y el espíritu. Son siete, como las notas musicales, los días de la semana, los planetas de la astrología antigua, etc.

7 Chakras Principales

Chakra 1: Muladhara

  • Ubicación: cóxis y piernas
  • Color: Rojo
  • Elemento Tierra
  • Sonido o Mantra: LAM
  • Verdad sagrada: “Todos somos Uno”
  • Relacionado a: La supervivencia, la materia.

Chakra 2: Swadhisthana

  • Ubicación: debajo del ombligo
  • Color: Naranja
  • Elemento: Agua
  • Sonido o Mantra: VAM
  • Verdad sagrada: “Respetaos mutuamente”
  • Relacionado a: La sexualidad, las relaciones.

Chakra 3: Manipura

  • Ubicación: plexo solar (boca del estómago)
  • Color: Amarillo
  • Elemento: Fuego
  • Sonido o Mantra: RAM
  • Verdad sagrada: “Respétate a ti mismo”
  • Relacionado a: El poder personal.

Chakra 4: Anahata

  • Ubicación: corazón
  • Color: Verde
  • Elemento: Aire
  • Sonido o Mantra: YAM o SAM
  • Verdad sagrada: “El Amor es Poder Divino”
  • Relacionado a: El Amor, el poder emocional.

Chakra 5: Visuddha

  • Ubicación: garganta
  • Color: Azul Cielo
  • Elemento: Sonido y Éter
  • Sonido o Mantra: JAM
  • Verdad sagrada: “Entrega tu voluntad a la Voluntad Divina”
  • Relacionado a: El habla, la voluntad.

Chakra 6: Ajna

  • Ubicación: entrecejo
  • Color: Violeta
  • Elemento: Luz
  • Sonido o Mantra: OM
  • Verdad sagrada: “Busca solamente la Verdad”
  • Relacionado a: La intuición, la mente, la imaginación y la clarividencia.

Chakra 7: Shahasrara

  • Ubicación: coronilla
  • Color: Blanco
  • Elemento: Pensamiento
  • Sonido o Mantra: AUM
  • Verdad sagrada: “Vive en el momento presente”
  • Relacionado a: La Sabiduría, la conexión con El Todo.

En Sánscrito, Chakra Significa Rueda

Es decir, remolino de energía. De todos modos, este concepto no solo se encuentra en la tradición Hindú: tambien hablaron de el los egipcios (según los cuales la apertura del centro del bazo comportaría un gran peligro para los no iniciados), así como los indios Hopi que reconocían en el cuerpo la presencia de cinco centros energéticos. Los chinos lo identificaban con los puntos de intersección de los meridianos, esos canales invisibles de energía que estimulan mediante la acupuntura.

Movimiento Arremolinado

Además de su forma circular o en embudo los chakras presentan tambien un movimiento arremolinado que rehúse el ojo físico pero que se percibe fácilmente a través de los sentidos sutiles: la rotación se produce en el sentido de las agujas del reloj o en el contrario según la polaridad de los chakras (el primero, el tercero, el quinto y el séptimo son masculinos; el segundo, el cuarto y el sexto, femeninos) y del sexo: en el hombre, el masculino gira hacia la derecha y el femenino hacia la izquierda; en la mujer, el masculino se mueve hacia la izquierda y el femenino hacia la derecha. Parecidos a las flores de loto giratorias, que acaban de brotar o ya lo han hecho, nos lo describen los videntes expertos en la lectura del aura y del estado energético de los cuerpos sutiles.

Flores Abiertas

A decir verdad, mas que a las flores abiertas, en el hombre común los chakras se parecen a embudos mas bien estrechos, provistos de un número variable de pétalos determinados por los nadis que se adhieren a ellos. Según otros, los pétalos, o si se prefiere los radios de la rueda, son solo ilusiones ópticas debidas a la velocidad vibratoria de los remolinos: a una velocidad baja le corresponden pocos pétalos, por ejemplo los cuatro de Muladhara y los seis de Svadhishthana, pero en las frecuencias altísimas de Sahasrara, la corona luminosa situada en la cúspide del cráneo, o se reflejan mil pétalos, un numero que en el simbolismo hindú equivale al infinito.

Colores que Irradian

Lo mismo hay que decir en cuanto a los colores que irradian, que dependen exclusivamente de la velocidad de rotación: los tonos calidos (marrón, rojo, naranja) corresponden a las velocidades bajas, mientras que los tonos fríos (verde, índigo, violeta). La “línea fronteriza” esta representada por el amarillo que, en consonancia con el chakra intermedio Manipura, constituye el punto de equilibrio.

Siempre de acuerdo con las descripciones de los videntes, en la zona mas interna de cada chakra hay un conducto en forma de tallo que lo conecta con el canal energético principal. Sushumna.

En la mayoría de las personas, los chakras se extienden a unos diez centímetros del punto de origen, y cada uno posee toda una gama de vibraciones cromáticas. Aunque tiende a prevalecer el color especifico. Por tanto, cada chakra tiene un color propio así como un sonido al que es más sensible respecto a los demás.

Resonancia y Armonia

Se trata, de nuevo, de una cuestión de resonancia y de armonía. Mirar un color u oír un sonido tiende a producir en el observador la vibración correspondiente. Lo similar atrae a lo similar (principio de la homeopatía), enuncia la primera de las leyes mágicas. No extraño, pues, que el color rojo y la nota lo atraigan al primer chakra, caracterizado por una vibración afín, mientras que el anaranjado y el re trabajan sobre el segundo, el amarillo y el mí sensibilizan el tercero, etc.

La teosofía y el movimiento antropozoico de Rudolf Steiner han puesto de relieve la importancia de los ciclos, unidos a los movimientos de los astros, que afectan a toda la naturaleza y, por consiguiente, tambien al hombre. Todo en nuestro cuerpo (sangre, cabellos, tejidos) emplea siete años en renovarse por completo. Según la tradición, el periodo de mayor activación de cada chackra dura siete años por termino medio (aunque este lapso de tiempo es variable para algunos chakras): de cero a siete Muladhara, de ocho a catorce Svadhishthana, de quince a veintiuno Manipura, etc.

Esto no significa que los siete tipos de energía no estén presentes todos al mismo tiempo. A los siete años, Muladhara no desaparece para ceder el paso a Svadhishthana, ni a los catorce este se ve desplazado por Manipura. Cada chakra sigue ocupando su sitio preciso en el cuerpo, y desarrollando sus funciones físicas y psicológicas: lo más que cambia es la preeminencia, el orden interno. Y si un chakra no ha logrado desarrollarse correctamente a la edad que le correspondía, las etapas siguientes de la vida se resentirán de alguna carencia o desequilibrio al nivel de aquel chakra.

Por lo tanto, para sentirnos realmente bien, para experimentar la maravillosa sensación de armonía, serenidad, bienestar y amor que es privilegio del iniciado, es preciso que todos los chakras, sin excepción, estén abiertos y funcionen perfectamente.

Sin embargo, y por desgracia, esto ocurre raramente en las personas corrientes: a causa de un conjunto de factores sociales, interpersonales, alimentarios, etc., algunos chakras se abren y otros se bloquean o permanecen parcialmente cerrados, en una gama de combinaciones infinita. Determinar las condiciones no es difícil: basta con confiarse a la observación.

Sensaciones físicas, emociones, preferencias alimentarias, postura durante el sueño, deportes practicados, colores predilectos en el vestir, así como incluso la actitud, las características de la personalidad, las capacidades manifestadas o la tendencia a contraer determinadas enfermedades indican el estado y funcionamiento, armónico, excesivo o deficitario, de cada chakra.

Bloqueos Energéticos

Si el bloqueo energético se produce a la entrada del chakra su funcionalidad disminuirá por falta de energía; si, por el contrario, el bloqueo se sitúa un poco después, la energía seguirá fluyendo, pero al no hallar una vía de salida, provocara una saturación de efectos desastrosos.

Para corregir el mal funcionamiento de los chakras, bastara con trabajar sobre los hábitos alimentarios y de vida. Entonces los propios alimentos, los perfumes, los colores, las piedras, la música, los deportes que nos han señalado las condiciones del chakra, con el apoyo inestimable de las posturas del yoga, de la respiración, de la meditación, de la luz coloreada y de la reflexologia podal, así como de los aceites esenciales y las flores de Bach, podrán transformarse en instrumentos naturales validos para la reactivación o el reequilibrio del chakra en cuestión.

Todos los ejercicios que exigen flexiones, torsiones y tensiones de la columna están orientados a liberar los canales energéticos de bloqueos y a ampliar su capacidad. Por ultimo, todas aquellas posturas que implican contracción del abdomen activan el chakra intermedio que, en la columna de los siete chakras principales, actúa como si fuera un “regulador del tráfico”.

Un chakra enfermo o un nadi bloqueado son como un músculo que, por culpa de un vendaje demasiado apretado, se vuelve rígido e insensible. Cuando se retira el vendaje, no se siente nada. Después, a medida que la sangre y la energía empiezan a circular, aparece un dolor intenso, un hormigueo molesto como si nos clavaran una aguja.

Volvemos entonces a sentir, no sin dolor, las sensaciones que en su momento han provocado el bloqueo, el miedo, la rabia, el sufrimiento y todos aquellos sentimientos negativos que solo pueden eliminarse dejando que afloren a la superficie. En suma, la ultima sacudida antes de sentirnos definitivamente liberados.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page