Respiración y Pranayama

Muchos estudiosos del yoga consideran a menudo estos dos términos como sinónimos. En realidad, son bien diferentes, aunque guardan cierta relación entre si. Veamos, pues:

  • Se denomina respiración al intercambio gaseoso entre el organismo y el medio externo.
  • Se denomina pranayama a la ciencia del control del prana.

¿Qué es el Prana?

Swami Sivananda dice: “Prana es la suma total de todas las energías contenidas en el universo”.

Según los yoghis el prana esta presente en el aire y, sin embargo, no es ni el 02, ni el N, ni ninguno de los componentes químicos de la atmósfera.

El prana existe en los alimentos, en el agua, en la luz solar y, sin embargo, no lo constituyen ni las vitaminas, ni el color ni los rayos ultravioleta. El aire, el agua, los alimentos, la luz solar sirven de vehiculo al prana, del cual depende toda la vida animal e incluso vegetal.

Los Rishis proclaman (y esto forma la base misma del yoga) que el prana puede ser almacenado y acumulado en el sistema nervioso, mas concretamente en el plexo solar.

Acentúan, además, esta noción capital y esencial, a saber: que el yoga nos da el poder de dirigir a voluntad esta corriente de Prana mediante el pensamiento. El yoga proporciona así un acceso consciente y voluntario a las fuentes mismas de la vida.

Descubrir la existencia misma del prana es notable. Descubrir que es posible controlarlo, determinar leyes y técnicas propias para este fin es maravilloso. Los yoghis han hecho ambas cosas. Todos los ejercicios del yoga tienen este objetivo y, entre ellos, las técnicas respiratorias. Diríamos, entonces, que entre respiración y pranayama existe una estrecha relación.

La Concentración y el Pranayama

La práctica de la concentración y del pranayama está muy relacionados. Si se practica pranayama se desarrollara la concentración al mismo tiempo. El control natural de la respiración se produce simultáneamente junto con la práctica de la concentración.

Ejercicio Respiración Completa

La técnica respiratoria más básica se denomina “respiración completa” o “respiración revitalizadora”. Al principio, tal vez nos parezca algo extraño, pero hay que intentar recordar como respiraba con naturalidad nuestro cuerpo cuando éramos unos bebes.

La respiración se divide en tres partes

Inspiración, retención y espiración, en una proporción de 1:4:2. Inspiramos mientras contamos uno, retenemos el aire contando hasta cuatro, y después espiramos contando hasta dos. La forma mas sencilla de experimentar la sensación de una respiración completa consiste en tumbarse en el suelo boca arriba, en una posición cómoda y relajada; colocar la palma de la mano izquierda sobre el corazón y la palma derecha sobre el ombligo; cerrar la boca y los ojos.

Para empezar, expulsar el aire viciado del cuerpo

Espirar por la nariz. Luego, en la inspiración, visualizar el camino de la respiración desde la nariz hacia el vientre y dejar que este se hinche con aire. Al ensancharse el vientre, el diafragma se desplazara hacia abajo y efectuara un masaje en los órganos abdominales. Al espirar, concentrarse primero en contraer el vientre y luego en vaciar los pulmones. Durante la concentración del vientre, el diafragma se desplaza hacia arriba y efectúa un masaje en el corazón.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page