Yoga y la Relajación

La Relajación

La relajación es uno de los principios del yoga. El hombre moderno con sus tensiones, su crispación, su nerviosismo, su ansiedad, esta atrapado en el engranaje infernal que infaliblemente lo arrastra hacia el estrés, porque su perenne estado nervioso no le permite afrontar las exigencias de esta implacable vida moderna. No tiene nada de extraño el que millones de hombres civilizados vivan con la deprimente impresión de haber “perdido el rumbo”.

La química moderna pone a sus alcances tranquilizantes y píldoras para todo, que quizás le proporcionen una falsa sensación de alivio. Pero, a la larga, es pero el remedio que la enfermedad, porque no elimina las causas de este nerviosismo, sino que se limita a disimular sus manifestaciones. Y, sin embargo, existen dos remedios que son, a la vez, preventivos y curativos. Estos son la respiración controlada y la relajación. Esta última es el antídoto más directo del nerviosismo y la tensión.

Lo Fundamental de la Relajación

Sin relajación no hay verdadero yoga, ni paz, ni felicidad. Ni siquiera puede haber salud. La relajación es el manantial del pensamiento creador, acordémonos de Cicerón: “solo el hombre relajado es un verdadero creador y las ideas acuden a el como un rayo”.

Debemos aprender de nuevo a relajarnos durante varios minutos al día para poder hacerlo en cualquier circunstancia.

El relajamiento es un arte que se aprende y resulta una verdadera revelación para aquellas personas que lo experimentan por primera vez. Al principio el cuerpo se vuelve inerte y pesado, para después quedar abandonado, laxo y relajado, mientras el alma parece flotar, como si se desprendiera de toda contingencia material, fuera de su envoltura de carne.

Aquel que llega a dominar el arte de la relajación permanece siempre en calma, cualquiera sea la circunstancia en que se encuentre, allá donde vaya será dueño de si mismo, ni en tensión ni crispado. El relajamiento será para el algo habitual e independiente de los acontecimientos.

Relajación en la Vida Diaria

Un poco de auto observación en el transcurso del día le permitirá ver enseguida la enorme cantidad de energía que se consume a diario con tensiones musculares, perfectamente inútiles, que se están haciendo a cada momento. Estas tensiones son siempre producto de un malestar físico, de tenciones emocionales o mentales.

Esta actitud viciada, además de la fatiga inútil que produce, dificulta la elasticidad y agilidad de los movimientos físicos y entorpece la fluidez psíquica del pensar, del sentir y del reaccionar.

La practica sistemática de la relajación dará el dominio suficiente para evitar por completo, también durante el día, todas estas tensiones.

La desaparición de las tensiones inconcientes durante el día produce los diversos efectos que ya hemos mencionado:

Aumenta el rendimiento y eficiencia de toda nuestra actividad, tanto interior como exterior, y nos capacita para aprender a sentir y a gozar, cada vez mas, de todas las pequeñas cosas de la vida diaria, que están llenas de mensajes vivos de alegría y serenidad para todo aquel que aprende a mirarlas con los ojos de la mente bien claros y bien abiertos.

ver Relajación y Pranayama, ejercicio de respiración completa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page