Meditación Galactica

Los Siete Puntos  de la Mente Atisha

“Debes dar una buena mirada a tu propia mente observándola una y otra vez”

Padmasambhava, Conciencia Desnuda, sec.11

Para ayudar a facilitar que tu meditación se haga una herramienta real para que ayudes a disminuir, si no eliminar todas las tendencias a crear mal karma, algunos consejos experimentados de maestros de meditación del pasado pueden ser verdaderamente útiles.

Entrenamiento Meditación Galáctica

Para hacer esto realmente simple, revisemos los Siete Puntos de Entrenamiento de la Mente Atisha. Esto es asumiendo que ahora sabes minimamente cómo sentarte derecho, con tu columna recta, y disolver tus pensamientos con cada exalación.

Si puedes hacer todo eso, entonces estos son siete puntos para contemplar si realmente quieres comprender y trabajar con la Ley del Karma y ser un buen Kin planetario en el Sendero de la Conducta.

La esencia del Sendero de la Conducta es el desarrollo de la disciplina espiritual, y de eso es de lo que estos siete puntos de entrenamiento de la mente se tratan. Al dominar estos puntos tú estás poniendo un sólido cimiento para la Meditación Galáctica.

1. Considera todos los Fenómenos como Sueños

Cada uno piensa que lo que sea que está haciendo es la cosa más importante en el mundo. Y para cada uno lo es, y hasta cierto punto tienes que tener esa actitud.

Peo si todo el mundo está pensando y actuando de esa manera todo el tiempo, entonces podría ser bastante problemático. Si el asunto de cada uno es igualmente importante, entonces todo se reduce al mismo nivel, y en realidad, todo es igualmente sin importancia. Es todo un sueño que inventamos.

De hecho cada sueño, memoria o percepción es solo eso, no es más sustancial que un sueño pasajero. Tienes que considerar todos los fenómenos de esta manera, que son como sueños, para que así no te fijes y te cuelgues de esto o aquello.

El punto es que no quieres solidificar tus formas de pensamiento, porque tú te conviertes en lo que piensas.

Deja que todo se vaya y experimentas libertad. El considerar todos los fenómenos como sueños mientras que mantienes tu compromiso en salvar el mundo es disciplina espiritual real.

2. Sé Agradecido con Todos

Esto es realmente importante, ya que todos parecen tener algún enemigo o justo castigo. Si quieres estar libre de karma tienes que estar libre de resentimiento, odio y deslices celosos. En vez de eso, dale un giro a esos sentimientos y sé agradecido con todos. Se agradecido de que ellos estén dándote un obstáculo para practicar tu paciencia, tu tolerancia, incluso tu creatividad.

Cada quien que encontramos en nuestro camino está ahí por una razón, y eso es para ayudarnos a desarrollar nuestro carácter en la dirección de la luz. Sé agradecido con tu enemigo por darte una buena razón para despertar espiritualmente y mostrar la otra mejilla ¡In Lak ech! Soy otro tú.

Podrías incluso considerar que de donde tu “enemigo” viene es un lugar sin luz y por lo tanto él o ella merece compasión. El levantarse al nivel de compasión universal es el propósito último del ser agradecido con todos. Sin compasión, ¿Cómo podemos salvar el mundo?

3. No te Dejes Influir por Circunstancias Externas

En el cultivo de la disciplina espiritual, uno de los desafíos más grandes es el efecto inesperado de las circunstancias externas, especialmente aquellas que son realmente disgustantes. El punto completo de la disciplina espiritual es la tolerancia, lo que significa soportar todo tipo de personas y circunstancias y no irse.

Cuando somos capaces de mantener nuestro frío interno sin importar lo que pasa en el exterior, entonces estamos perfeccionando nuestra disciplina; y al no reaccionar a las circunstancias exteriores estamos disminuyendo la creación de karma negativo para nosotros y otros. El continuar la meditación sentado aunque haya un ritmo golpeante viniendo del departamento de al lado es una actividad sublime.

El neutralizar mentalmente ese ritmo golpeante en solo una textura mental más sin llegar a envolverse emocionalmente es un punto alto del esfuerzo espiritual.

4. No le Des Vueltas a las Faltas de Otros

En una codependencia típica no hay nada más fácil que gastar el tiempo pensando o hablando acerca de las faltas de otra persona y gozar con eso. Cuando hacemos esto estamos en verdad haciéndonos superiores- ¿a qué o quién y por qué?

El dar vueltas a las faltas o defectos de otros es el atractivo más grande para proyectar la culpa fuera de uno mismo y evitar en realidad la responsabilidad personal por el propio mundo de uno. Este tipo de comportamiento siempre parece tan inofensivo y privado, y se siente tan bien-o así parece.

Pero es bueno solo para el ego que se alimenta de tal comportamiento. De hecho al permitirnos tal pensamiento o habla no estamos más que creándonos a semejanza.

Afianzarnos la actitud y pensamos que el otro nunca cambiará y así justificamos nuestras opiniones, pero somos nosotros los que nunca cambiaremos. El hecho es que el tiempo invertido en cualquier tipo de pensamiento negativo significa que estamos invirtiendo nuestro tiempo negativamente-piensa acerca de esto.

5. Explora la Naturaleza de la Conciencia No Nacida

El identificarse con aquellos que está más allá de las percepciones del ser creado y permanecer identificado con eso es el paso más importante para tomar el ascenso de uno mismo más allá de los azotantes vientos de las preocupaciones egoicas y las identificaciones kármicas-Los anhelos, las insatisfacciones. Los choques de las percepciones erróneas- todo el sufrimiento y dolor de la humanidad.

El cultivar y explorar la condición de conciencia no nacida, la misma esencia del estado meditativo, es lograr el punto de vista más alto y puro. Solo desde la perspectiva del estar identificado con lo que está más allá de las percepciones de un ser creado-conciencia atemporal, no nacida- puede uno mirarse a sí mismo y comenzar a ver cómo uno es el autor del propio sufrimiento, y así comenzar a tomar una responsabilidad más profunda por el mundo de uno. Al mismo tiempo uno puedo comenzar a desarrollar una compasión auténtica por todos los seres.

6. Yace Todo el Tiempo en una Mente Alegre

En el desarrollo de la disciplina espiritual el cultivo de una actitud genuinamente positiva es esencial. El yacer todo el tiempo en una mente alegre es uno de los distintivos de la verdadera disciplina espiritual.

Sí, es fácil desanimarse, pensar que el mundo está contra uno, que nadie comprende y que, por lo tanto, es fácil o incluso justificable el darle la pasada al enojo, o la depresión, o los pensamientos autoderrotantes. Y, por supuesto, un arrebato emocional es a veces inevitable- ¿o no?.

El yacer en una mente alegre todo el tiempo significa que comprendes los fenómenos como sueños y que has logrado cierta estabilización meditativa– una mente de ecuanimidad- así que eso que parece ser un desastre personal o proyecciones negativas dirigidas contra uno pueden en realidad ser incentivo para una observación interna, disciplina y práctica espiritual mayor. Y el siempre complacerse con el bien que le sucede a los demás-¡eso es verdaderamente alegre!

7. No Esperes una Ovación Calurosa

Cuando uno ha partido en un rumbo de ser un pacificador, un defensor galáctico con una causa que beneficiará al mundo, uno se convierte en algo así como un activista. Cuando uno actúa típicamente uno espera una respuesta. Uno en realidad espera aclamación y elogio por las acciones de uno.

Por ejemplo, uno empieza a difundir el calendario de las 13 lunas hablándole a otros sobre la ley del tiempo, organizando reuniones los Día Cristal, o incluso dando charlas o seminarios sobre el camino de calendario y el advenimiento de la Cultura Galáctica. Pero puede pasar que no llega nadie, o que gente polémica domina la exposición y discuten contra el calendario, o que las personas se retiren de la sala. No importa, porque si realmente estás haciendo lo mejor que puedas, entonces eso es todo lo que cuenta. El dar desinteresado es amor verdadero.

El estabilizarse en estos puntos de comprensión es prepararte a ti mismo para el cultivo del perceptor de la holomnete- el amanecer de la Mente Galáctica en la tierra.

Siete Principios de Autonomía Espiritual

Para estar seguros de que estamos verdaderamente cuidando nuestros propios asuntos, y así purificándonos completamente como naves o instrumentos para el descenso de la conciencia más elevada de la mente galáctica, concluimos con la presentación de los Siete Principios de Autonomía Espiritual. Practicando y manteniendo estos principios en mente, podemos estar seguros de convertirnos en practicantes genuinos de la Meditación Galáctica:

  1. Todo está bajo el control de Dios; cada cosa que nos ocurre es parte del desarrollo del Plan de Dios, y lo que le pasa a otro no es de ninguna manera un reflejo de quiénes somos nosotros.
  2. La única responsabilidad para cada ser es sólo con su alma, ningún alma puede llevar la carga de otra alma, ni hablar en nombre de otra alma.
  3. No puedes salvar o controlar otra alma; en vez, solo puedes respetar las decisiones que alguien hace en nombre de otra alma.
  4. El mejor cuidado para tu alma es a través del auto-amor, auto-agradecimiento, auto-conocimiento y auto-control.
  5. Solo a través del autoamor podemos generar compasión para cualquiera y todas las otras almas, a través de una reflexión compasiva, conoce que todas las almas son una.
  6. No puedes sostener algo en contra de otra alma sin afectar a tu propia alma, y así incapacitando tu propio autoamor. Si no sostenemos compasión para todas las almas por igual, no podemos evolucionar más allá de nuestra condición presente.
  7. La única liberación es a través de amar todas las almas por igual, sabiendo que Dios quien diseña para cada alma sus lecciones únicas, y así nuestra tolerancia y compasión para todas las almas son de suma importancia.

Al practicar los Siete Puntos del Entrenamiento de la Mente de Atisha junto con estos Siete Principios de Autonomía Espiritual podemos comenzar a considerarnos seriamente en el camino de la Meditación Galáctica.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page