Tarot Egipcio

Tarot y su Aplicación en las Artes Adivinatorias

No solamente sobrevivió al paso de los siglos, sino que su fama fue en aumento desde ese lejano Egipto, pasando por la Edad Media, el Renacimiento, y llegando a nuestros días, siendo usual su práctica en todos los ámbitos de la sociedad, incluso llegando a ser estudiado por psicólogos de la altura de Jung.

Las cartas son simbólicas, y de ahí su capacidad para ser una herramienta de adivinación. Su simbología se extrae de los jeroglíficos, los personajes míticos, los arquetipos, la numerología, la cábala…

Se trata de uno de los métodos de adivinación más antiguos, y como tal, es un verdadero tesoro que permite descifrar un significado oculto en cada una de sus cartas, un significado que se relaciona directamente con estados del alma y circunstancias afines a dichos estados del alma, y que va más allá de los límites espacio-temporales, permitiendo así describir circunstancias tanto presentes, como pasadas, como futuras del consultante.

De acuerdo con lo que ha escrito el psicólogo Jung, cuando se consulta el Tarot lo que se lee es la propia vida del consultante, los símbolos sugieren el significado de su vida. Por ello recogen lo que hay de más inmediato, de más evidente, presentan sus experiencias, reflejan sus propias pasiones, sus deseos inconscientes, ya que los símbolos beben directamente del pozo del subconsciente.

Las Circunstancias no Suceden por Azar

Las circunstancias no suceden por azar. Nada sucede por casualidad, ya que según las creencias esotéricas, que tanto se han actualizado y puesto de moda en los ambientes relacionados con la psicología humanista, la casualidad ni siquiera existe. Jung nos habla de ello en su teoría de la sincronicidad.

Bebiendo de las raíces de la propia alquimia, hoy se están recuperando creencias filosóficas antiquísimas, lo que está arriba es igual a lo que está abajo… lo que está dentro es igual a lo que está fuera… el brazo del universo extiende su gesto, derramando “casualidades” por todas partes, creando “realidades” exteriores, pasiones interiores, mitos y símbolos, que tienen todos ellos un mismo denominador común, si se sabe descifrar correctamente. Uno de los hilos conductores de ese movimiento del azar, que a la vez aporta luz para ser descifrado, es el Tarot.

Así pues, cuando el consultante en un momento determinado desea conocer y comprender los símbolos que operan en su vida, el azar pone en sus manos unos arquetipos que van a darle ese significado. ¿Por qué es así? Porque ha sido así durante siglos y siglos, porque el hombre, sea cual sea su condición social, su sexo o su cultura…ha confiado en él a través de su larga humanidad.

El Tarot o libro de Thot

El tarot o libro de thot era conocido desde la más remota antigüedad. Con todo, la ciencia espiritual que este exponía se mantuvo en secreto durante muchos siglos. Viejas ruinas dan testimonio de un desarrollo científico y tecnológico considerable, mucho tiempo antes de que comenzara la historia.

Estas ruinas y tradiciones hablan de una antigua filosofía espiritual que trasciende al alcance de lo desconocido y practicado por la mayoría de la gente del mundo actual. Cada uno de sus descubrimientos era señalado con un símbolo apropiado, y su interpretación esotérica se grababa pictóricamente en una tablilla separada, los egipcios llamaban a estas tablillas “el camino real de la vida”.

Los profetas Ezequiel y Daniel

Los profetas Ezequiel y Daniel ponen de relieve cierto conocimiento de El Libro de Thot, y ciertamente quien quiera que haya escrito El Apocalipsis, lo baso por completo en el tarot. Cada uno de los 22 capítulos del Apocalipsis, se relaciona con los 22 Arcanos Mayores del Tarot Egipcio, aplicándolos a las profecías.

La antigüedad de esta disciplina se remonta al Antiguo Egipto, y si tenemos en cuenta que fue obra del mítico Dios Thot podemos decir que nos llega de aproximadamente 10.000 años a.c. algunos investigadores relacionan al tarot con restos del conocimiento de la civilización de la Atlántida, por su asombrosa y maravillosa simbología, esto nos ubicaría en aproximadamente 22.000 años a.c.

Cartas de Tarot Egipcio

Las cartas del tarot Egipcio están compuestas por 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores. Las figuras que aparecen en los 22 arcanos mayores, proporcionan materias fructíferas de concentración durante los periodos de meditación, revelándose asociaciones inimaginables.

El tarot ayuda a tratar problemas actuales en todas las fases de la vida. Cualquier persona puede beneficiarse con este sistema. Mediante la aplicación de algunos pasos de este sistema, le será posible alcanzar una asombrosa y benéfica transformación de su personalidad.

Al convertirnos en buenos lectores del tarot egipcio nos mantendremos sobre los talones (sabiendo donde estamos parados) y desarrollaremos en nuestro interior un alto grado de agilidad o viveza mental; un factor extra que puede añadirse a cualquier área de la vida: vigilancia y atención en el trabajo, agudeza en el estudio, rápida respuesta orientadora para los hijos, sin mencionar el intercambio armónico que se puede lograr con su compañero o compañera.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page