Orgasmo, Eyaculación y Tantra

El  Tantra sabe desde hace milenios que es precisamente la eyaculación lo que aparta al hombre del orgasmo verdadero, del éxtasis sexual que lleva a los niveles de conciencia superiores, cósmicos. La eyaculación para en seco la experiencia, tanto para él como para ella.

La eyaculación corta en seco la ascensión hacia el orgasmo masculino y mata el deseo, ese magnetismo encantado que, en la pareja, debería ser una música ambiental permanente, incluso fuera de los contactos sexuales concretos. Con la detumescencia del Lingam, ese magnetismo y el hechizo de la unión hombre-mujer se desvanecen: la pareja se separa para reencontrarse en la vulgaridad de lo cotidiano, lo que es más que lamentable.

Tantra Método Carezza

El método Carezza ha llegado a descubrir que orgasmo y eyaculación son dos cosas bien diferentes. En Occidente ha sido descubierto y practicado un régimen de unión sexual muy similar a la Vía del Valle: el método Carezza. Sin ser tantrismo disfrazado -le falta el contacto ritualizado y sacralizado-, tiene muchos puntos en común con la Vía del Valle y refuta una objeción al tantrismo que consiste en dudar de su aplicación en Occidente.

Para el método Carezza la regla es ultra simple: todo está permitido salvo eyacular, y si eso se produce, jamás en la vagina, por tanto el hombre debe retirarse. El orgasmo femenino es aceptado, excepto si comprometa la retención masculina.

El método Carezza ha redescubierto un aspecto capital del maithuna tántrico, especialmente en la Vía del Valle: el de los «intercambios pránicos». Afirma que los órganos sexuales femeninos y masculinos están magnéticamente polarizados.

J. William Lloyd

«La primera religión del hombre estuvo basada en la sexualidad y sólo por medio de ella podemos reencontrar nuestro verdadero origen», frase digna de un tántrico. Este método considera la unión sexual como una verdadera fiesta amorosa y, siempre de acuerdo con el Tantra, la eyaculación como un incidente inoportuno y grosero, incluso antiestético, que mata por un tiempo todo deseo de acercamiento a la mujer.

El hombre que hacía unos instantes estaba lleno de frenesí sexual, después de haber eyaculado se aparta de la mujer, a quien esta indiferencia hiere en su amor propio o en su amor a secas.

Lloyd compara la unión sexual con eyaculación a un fuego de artificio interrumpido por la inhabilidad del artificiero que hace explotar de una vez todos los cohetes. Para él, eyacular mata con frecuencia el amor verdadero e impide su sublimación. Según el método Carezza la unión de los sexos es un intercambio basado en el contacto humano más íntimo, que sólo se realiza plenamente cuando es prolongado.

Este método no preconiza ninguna posición particular, pero aconseja evitar los movimientos rítmicos, prolongados y acelerados, que llevan a la eyaculación, y recomienda variar el ritmo, la amplitud y la duración de los movimientos y, en caso de alerta, inmovilizarse el tiempo necesario para que se aleje el peligro.

Tantra Vía del Valle

Indicada para Control de la Eyaculación

La Vía tántrica llamada “del Valle” es la más fácil, especialmente para el Control de la Eyaculación,  pues ese tipo de unión poco «movida» está basada en la relajación física y mental. Se la podría juzgar poco «excitante», lo cual es relativamente cierto.

Sin embargo nos abre un mundo desconocido de sensaciones y de experiencias, engendra una plenitud prolongada, y logra la integración total de dos seres, en cuerpo, mente y espíritu, fuente de felicidad desconocida por las parejas ordinarias de nuestro Occidente apresurado.

Gracias sobre todo a la Vía del Valle el tántrico llega a «feminizar» su experiencia de la sexualidad. Para el hombre ordinario el acto sexual, centrado en el polo de la especie, es decir, en los órganos genitales, es una experiencia convergente en el espacio y en el tiempo.

En otros términos, su vivencia tiende a restringirse cada vez más. La mujer despierta su deseo, luego, desde que se produce la erección, su vivencia se instala en una zona cada vez más reducida, la zona genital. Una vez insertado en la vagina, su pene acapara toda su atención, que tiende, poco a poco, a focalizarse en las sensaciones percibidas en el glande.

El Dr.Gindin dice al respecto

“La eyaculación precoz no es una enfermedad ni se cura, Se Soluciona”

Nadie debería enseñarnos a nosotros nada, Un hombre lo debe saber todo sobre sexo porque eso es ser hombre son frases que todos hemos escuchado y son parte de los mandatos que pesan sobre el varón contemporáneo. Educados en esta idea, con poco conocimiento del propio cuerpo y con una exagerada exigencia de rendimiento, muchos hombres padecen el momento de hacer el amor y otros muchos intuyen que hay más que lo que habitualmente obtienen.

Hacer el amor es una preocupación humana fundamental, por lo menos en determinadas edades. Ocupa gran parte de nuestros pensamientos y es nuestra forma de comunicación más íntima La complejidad y exigencia de la vida contemporánea nos dejan muchas veces sin fuerzas. No es fácil ser hombres a finales del siglo XX y sin duda el desempeño sexual aparece como una tarea más.

El Dr.Sapetti dice al respecto

“Antes, cuando las mujeres no demandaban placer sexual, la eyaculación precoz pasaba inadvertida”

Es la imposibilidad voluntaria para decidir el momento de la eyaculación, provoca un gran malestar personal. Según el psiquiatra Adrián Sapetti, la edad de consulta oscila entre los 18 y los 40 años. Para Literat, las últimas estadísticas indican que afecta del 15% al 20% de la población masculina. Y que la mitad de los hombres, en algún momento de su vida, sufrió este trastorno y más de una vez. “Antes, cuando las mujeres no demandaban placer sexual, la eyaculación precoz pasaba inadvertida.

Hoy en día, en que hay más experiencia sexual en mujeres, el problema se hace más evidente y las causas se acentúan, es la famosa ansiedad por el desempeño. La eyaculación precoz es un trastorno de aprendizaje sexual, lo que indica que incluso hoy, que todos parecen estar ”de vuelta” con el tema, no hay un buen aprendizaje. Un tratamiento dura como máximo dos meses. Y sin embargo los pacientes consultan después de dos, tres o cinco años de padecimiento y muchas veces porque su pareja les dio el ultimátum”, asegura Literat.

Ejercicios para Control de la Eyaculación

En el caso de los varones, el ejercitar el músculo PC va a permitir un mayor control sobre el reflejo eyaculatorio y el reflejo eréctil para obtener erecciones fuertes y duraderas. Un piso pélvico fuerte y fiable puede construir una ayuda estructural para la vejiga y la uretra.  Los ejercicios para fortalecer la zona pélvica son aconsejables para todos los casos, aun sin presentar falta de control sobre el reflejo eyaculatorio y eréctil ya que fortalecer esta zona favorecerá la duración del acto sexual.

Ante cualquier duda sobre su salud es aconsejable consultar con un medico especialista en el tema para saber cuál es el grado de falta de control sobre el reflejo eyaculatorio para así realizar un tratamiento adecuado al caso.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

2 Comentarios

Fernando agosto 6th, 2011

Afirma que los órganos sexuales femeninos y masculinos están magnéticamente polarizados <– muy cierto… y al principio el sexo no era solo sexo… era una conexion espiritual mas que carnal… lastima que se haya perdido con el devenir de los siglos…

adolfo julio 22nd, 2013

como se llama el especialista y de cuánto monto se requiere para el tratamiento


Deja tu Comentario


icon-arrow-up