Profecías Mayas 2012 y la Actitud Humana

De a poco nos vamos acercando mas a la fecha conocida como “el fin del mundo”, el 21-12-2012 y el tema se va poniendo cada vez más inquietante. Antes que nada aclaremos que respecto a las profecías mayas, lo que anunciaron los mayas para el 21-12-2012 es un “cierre de ciclo” No un fin del mundo.

Este cierre de ciclo esta sincronizado con ciclos anteriores y futuros, y con el último período de 20 años desde el 1992 al 2012, los cuales pueden ver aquí: profecías mayas sobre él-21-12-2012

Ahora bien, ¿se puede creer en una fecha específica para un fin del mundo? Y ¿Qué pasa con la gran diferencia horaria entre occidente y oriente? ¿Dónde seria primero el fin del mundo?

Los Mayas llaman a ésta época como “el tiempo que la humanidad entrará al gran salón de los espejos”, una época de cambios para enfrentar al hombre consigo mismo para hacer que entre al gran salón de los espejos y se mire, y analice su comportamiento con él mismo, con los demás, con la naturaleza y con el planeta donde vive.

Una época para que toda la humanidad por decisión consciente  cada uno de nosotros decida cambiar, eliminar el miedo y la falta de respeto de todas nuestras relaciones.

Catástrofes Naturales y Catástrofes %100 Humanas

Hace años que venimos viviendo terribles catástrofes naturales y catástrofes %100 humanas, ambas se vienen incrementando y creciendo notablemente, crece el mal a pasos agigantados y el bien descansa, prácticamente no se lo ve. La falta de respeto sigue creciendo, las guerras, las catástrofes naturales, todo aumenta y se incrementa notablemente.

El planeta responde herido con sus catástrofes naturales pero seguimos sin hacer nada, seguimos sin tomar conciencia, seguimos dañando y destruyendo todo cuanto nos rodea. Los mayas decían que los seres humanos somos el cáncer de la Tierra ¿estaban equivocados?

Los “Códigos”

En un momento donde la palabra “códigos” está de moda, a los códigos no se los encuentra más que en las matemáticas y en el vocabulario de los “hombres de códigos” pero en los actos y actitudes los códigos no suelen verse reflejados.

Todos esperan que todos tengan códigos para con ellos pero nadie los tiene, a nadie le importa nada del otro, lo cual no es que este mal, lo que no está bien es cuando uno se beneficia a consecuencia de actitudes que perjudican a otros, pero no se suele estar en los detalles ni en nada que nos haga pensar realmente.

Esta falta de códigos puede ser pequeña o inmensa, la cuestión es cuando no respetamos a los demás, eso es más que un problema. Una pequeña gota que se transforma en una inmensa ola que puede destruir.

Nadie quiere ser Juzgado pero todos Juzgan

Nadie quiere ser juzgado pero todos juzgan, todo el tiempo. No veo la pelusa en mi ojo pero la veo en el ojo del prójimo! Y la biblia lo dice desde hace 2000 años. Estamos rodeados de gente que se auto proclama religiosa pero en general esa religiosidad solo pasa por ir al templo o a la iglesia, leer y aprenderse el libro sagrado como loros y en los actos no se suele ver reflejado.  Lo que si se ve reflejado es la actitud sectaria, quienes no pertenecen a ese templo, religión, es parte “del mundo” o “esta en pecado” o “no entrara al reino de los cielos”.

¿No creen que si toda la gente que se autoproclama religiosa pusiera realmente en práctica lo que supuestamente aprenden de los libros sagrados no se vería más gente honesta y buena gente?

El Karma

¿Por qué hablamos de esto? Porque si no consideramos el karma como factor denominan te, nos faltara una gran pieza importante del rompecabezas cósmico. Estamos acostumbrados a mandarnos las macanas y que nos reten y listo, o que nos digan 2 padre nuestros, 3 ave marías y listo. Y así estamos.

¿Le tenemos miedo al fin del mundo o a nuestra conciencia? ¿Le tenemos miedo a que haya un fin o a que pasara con nosotros después de eso? ¿Por qué no ocuparse en vez de preocuparse?

Hay cosas, muchas cosas que no dependen de nosotros y no podemos hacer nada, pero hay muchas otras que sí. No podemos cambiar el mundo, esa no es nuestra responsabilidad, pero podemos cambiarnos a nosotros mismos, podemos ocuparnos de ser mejor personas y de crecer espiritualmente y como personas.

Si observamos, podemos ver que todos te dicen lo que tenes que hacer, lo que no tenes que hacer, como tenes que ser, pero quienes lo dicen no se ocupan de hacerlo ellos mismos. Cuanta más miseria interna mas te diré lo que tenes que hacer. Cada cual tiene que hacer lo que le plazca, lo que su corazón desee, lo que quiera! Siempre y cuando no perjudique a nadie, porque aquí es cuando las cosas vuelven y después nos quejamos y somos “pobres victimas”.

Muchos prefieren no creer en el karma porque implica una gran responsabilidad. Si creemos en el karma tenemos que hacernos cargo, sin echar culpas y ser consientes de que somos absolutamente responsables de nuestra vida, de nuestras actitudes y de todo lo bueno y lo malo que nos sucede.

No hace falta tener que creer en la reencarnación para creer en el karma. Simplemente lo podemos aplicar a esta vida, todo lo que hacemos o dejamos de hacer posee su intención, su energía y su acción-reacción, no hace falta tener que creer en el karma de otras vidas, con tan solo aplicarlo a esta vida es suficiente.

Conclusión

En conclusión, el fin del mundo si es que existe o existirá puede ser en cualquier momento, creo que va mas allá de una fecha, se pueden anunciar fechas como grandes cambios, acontecimientos, cierres de ciclos, pero ¿un fin total y absoluto? ¿No será mucho? Creo que es mejor ocuparse que preocuparse. Cualquier cosa que nos preocupe ¡ocupémonos!

Y si no podemos hacer nada porque no depende de nosotros ¡no nos preocupemos! Y si es doloroso pero no podemos hacer nada por cambiarlo, aprendamos a aceptar y a comprender, todo pasa por algo, todo tiene una razón de ser y todo responde a causas que responden a otras causas y consecuencias.

Cultivemos la fe y la confianza en nuestro corazón. No perdamos tiempo en cosas sin sentido que solo enriendan nuestra mente. Seamos fieles a nosotros mismos, a nuestros deseos más profundos, escuchemos solo a nuestro corazón. Si buscamos respuestas que sea nuestro corazón el que nos la de de alguna manera, todos sabemos cuando algo nos “cierra como cierto”. No le temamos al fin del mundo, temámosle a no haber vivido planamente la vida que nos ha sido otorgada.

Las experiencias externas sirven para sentir el Mundo,
Y las experiencias internas, para comprenderlo.
TAO

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

1 Comentario

Roxana diciembre 12th, 2012

Me encanto!!!


Deja tu Comentario


icon-arrow-up