Ángeles Personales

Los Ángeles personales, o Ángeles de la guarda, son aquellos que tienen la misión de proteger y guardar, que pueden tener acceso en nuestra vida cotidiana.

Cada ser humano, independientemente de la creencia religiosa o condición, tiene el privilegio de un Ángel de la guarda. Cada uno percibe a los Ángeles a su modo, pero una cosa es invariable: no nos hieren, ellos nos ayudan, ellos existen en un reino de energía positiva amorosa y una luz rosada de amor.

Contacto Angélico

Los Ángeles están siempre a nuestro lado, a la espera de que encontremos las brechas para su actuación. La actitud más importante para atraer a los ángeles es la de un amor y una felicidad optimista e incondicional. Conocen nuestra naturaleza interior y pueden aproximarse y protegernos cuando saben que en verdad lo deseamos.

Ellos rodean a las personas amorosas, y no es importante poder experimentarlo prontamente con los sentidos físicos, mas allá de no captarlos, debemos confiar en su ayuda, sin reservas, ni preconceptos, abriendo nuestro corazón.

Los ángeles no quieren más que ayudar a conectar nuestro yo superior con el cielo, de manera que podamos ser más felices aquí en la tierra. Las experiencias angélicas, a su vez consisten en sentimientos jubilosos, fuerte intuición, alegría y sentimientos amorosos.

No debemos olvidar que los Ángeles  tienen un cuerpo de luz energía,  ellos saben lo que estamos pensando, y sintiendo. Debido a eso, si prestamos atención, en muchas oportunidades podemos recibir las respuestas que necesitamos, de la boca de cualquier persona, abriendo un libro y leyendo justo esa pagina, o de la forma que menos creamos.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page