Los Ángeles y la Iglesia

De acuerdo con los dogmas actuales, los ángeles son espíritus puros creados por Dios antes de la humanidad para transmitir su bondad, anunciar acontecimientos y ser instrumentos de su justicia y misericordia.

La tradición católica divide a los ángeles en tres grandes jerarquías. Cada una de las cuales subdivididas en tres compañías o coros.

Primera Jerarquía

La primera es la más alta jerarquía, que ejerce sus funciones en el cielo, junto a Dios:

  • Serafines
  • Querubines
  • Tronos

Segunda Jerarquía

La segunda categoría, a la que se le atribuye el gobierno general del universo, están las dominaciones, las virtudes y las potencias:

  • Las dominaciones: determinan a los Ángeles de clase inferior sus misiones y deberes.
  • Las Virtudes: promueven prodigios.
  • Las potencias: protegen las leyes que rigen el mundo físico y moral.

Tercera Jerarquía

La tercera jerarquía es la encargada de dirigir a las sociedades y las personas, los principados, los arcángeles y los ángeles de la guarda.

  • Los principados: responsables por reinos, países, estados.
  • Los arcángeles: transmiten los mensajes de alta importancia.
  • Los Ángeles de la guarda: cuidan de la seguridad y santificación de los individuos.

Clasificación según Dionisio

San Pablo advertía que cualquiera podía encontrarse con un ángel en el camino sin llegar a reconocerlo, por lo que debería tenerse el cuidado de tratar a todos como si fuesen posibles mensajeros de dios.

La mayoría de los estudiosos en angelología agrupan a los ángeles según jerarquías, si bien la palabra Ángel es usada genéricamente para nombrar a todos ellos. Tal como expresamos en los apartados anteriores, hay muchas opiniones diferentes acerca de cuantas categorías existen, como se llaman y que funciones cumplen los ángeles o espíritus celestiales. Pero como pudimos apreciar, en el fondo todo se une.

La clasificación que exponemos aquí es la más seguida por el mundo occidental. Nos llega a través de un libro escrito por un discípulo de San Pablo, llamado Dionisio Areopagita, que vivió en el siglo 1 en Atenas, fue obispo y mártir, y esta santificado.
La visión de Dionisio sobre las jerarquías angélicas se deriva de una visión trinitaria. Tal como observaremos a continuación, Dionisio hace referencia a “tres órdenes y tres coros o esferas celestiales”.

Las categorías inferiores poseen toda la perfección de las superiores, por eso, según Dionisio el termino “ángel” que corresponde a los inferiores en esta escala, es tambien utilizado para nombrar a los superiores dentro de este orden jerárquico. Cada una de estas órdenes ocupa su puesto y cumple una función específica dentro de la totalidad de las multitudes de ángeles existentes. Entonces, siguiendo esta visión trinitaria, Dionisio divide las jerarquías Celestiales en tres ordenes, compuesta cada una de tres Coros.
Los tres grupos principales, denominados Órdenes, incluyen, cada uno, a tres coros o Esferas de Ángeles. La primera orden esta compuesta por los consejeros celestiales.

Concejeros Celestiales

Los concejeros celestiales son la jerarquía mas elevada, la más próxima a Dios. Los concejeros celestiales se dividen en tres subgrupos –coros o esferas-, entre los cuales ocupan el primer coro, los Serafines; el segundo coro, los Querubines; y el tercero, los tronos o espíritus de la voluntad.

Gobernadores Celestiales

La segunda orden es la los gobernadores celestiales. Los gobernadores celestiales tambien están subdivididos en tres coros. El primer coro o esfera celestial dentro de este grupo esta formado por los Dominios o espíritus del movimiento. Y el tercer coro es el de los poderes, potestades o espíritus de la forma, tambien conocidos como Elohim.

Por ultimo, en el plano más cercano al hombre, aparece la tercera orden, la de los mensajeros celestiales. Esta orden esta compuesta por los siguientes tres coros o esferas.

El primero: los principados o espíritus de los pueblos, tambien llamados espíritus de la personalidad o espíritus del tiempo.
El segundo: los arcángeles o espíritus del fuego.
El Tercero, en el último plano jerárquico, encontramos a los ángeles, que son las entidades espirituales más cercanas al hombre. A estos les sigue en la jerarquía de la creación: el hombre

Se podría decir entonces, que el conjunto de todas las jerarquías celestiales es una vasta esfera sin fin de seres que rodean un punto central incognoscible al que se denomina Dios.

Esta vibración central es la más elevada, de manera tal, que las frecuencias vibratorias que rodean van disminuyendo a medida que se alejan de ese centro. Esto significa que los Serafines tienen una frecuencia de vibración mas elevada que los Querubines, y estos que los tronos; y así sucesivamente, hasta llegar a los Ángeles y al hombre.

En los tronos es donde ya empieza a aparecer la materia. A menor frecuencia, hay mayor densidad, todo se mueve más lento.
Por esto, el plano humano de la tercera dimensión es el más denso, el más material. A medida que nos vamos alejando de el, en el sentido opuesto, o sea, elevándonos hacia el punto central, las vibraciones van en aumento y se sutilizan cada vez mas, hasta hacerse invisibles a nuestros ojos físicos.

La divinidad central, que es pensamiento puro, disminuye su vibración a medida que se proyecta hacia el exterior y se convierte en luz, la cual, a su vez, se transforma en calor, que se condensa en materia.

Todas las jerarquías celestiales actúan sobre la tierra, y tambien sobre el cosmos. “así en la tierra como en el cielo”.
En la creación del ser humano debieron actuar todas las jerarquías que son anteriores y superiores a el. Las jerarquías celestiales combinaron y entretejieron todas sus habilidades para hacer al hombre. Por eso necesitaron de una entidad divina que rebasa la esfera de los Serafines. Y este es Dios, el creador de todo lo creado.

Dios fue creando entidades a través de la emanación de su espíritu o fuerza primordial, de las cuales se fueron formando, sucesivamente, todas las jerarquías. A cada una de estas jerarquías le encomendó una tarea especial, haciendo que todas entre si estuvieran interconectadas formando una unidad.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page