Respiración Zen

El respirar conscientemente es la base del yoga y la meditación. Se suele respirar de una manera un tanto “automática” pero si prestamos atención a nuestra respiración y comenzamos a respirar conscientemente obtendremos muchos beneficios.  La respiración zen desempeña un papel fundamental en la meditación y en todas las acciones de la vida cotidiana.

¿Cómo se practica la Respiración Zen?

Antes de todo se trata de establecer un ritmo lento, fuerte y natural, basado en una espiración suave, larga y profunda. El aire se expulsa lentamente y silenciosamente por la nariz, mientras que la presión debido a la espiración, baja con fuerza al vientre. Al final de la espiración, la inspiración se hace naturalmente.

Las zonas más importantes que actúan directamente sobre la respiración son: caja torácica, músculos dorsales, músculos pectorales, diafragma, músculos intercostales y músculos abdominales.

Existen diferentes técnicas de respiración, ya sea en la línea del Yoga, el Zen u otras. Para quienes recién inician es aconsejable aprender a respirar conscientemente de la manera más simple y sin complicarse con técnicas más avanzadas.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja tu Comentario


icon-arrow-up