Trastornos del Piso Pélvico

El piso pélvico es una de las estructuras más complejas del cuerpo humano. Históricamente, el abordaje de sus enfermedades ha sido «vertical», con el compartimiento anterior abordado por urólogos, el medio por ginecólogos con frecuentes incursiones en el compartimiento anterior femenino, y el posterior reservado a los cirujanos.

Durante los últimos años se ha producido un cambio en la filosofía del manejo de estas enfermedades gracias a la aparición de un concepto integrador «transversal» que afecta a la fisiología, la fisiopatología y la propia definición de estas enfermedades como una estructura integrada, en la que se incluyen la incontinencia urinaria, la incontinencia fecal, el prolapso de órganos pélvicos, las alteraciones de la percepción y del vaciamiento del tracto urinario, el estreñimiento crónico, las disfunciones sexuales y varios síndromes de dolor crónico del área perineal.

La prevalencia de estas alteraciones es extremadamente alta. Se ha estimado que alguna de las 3 entidades más frecuentes, la incontinencia urinaria, la incontinencia fecal y el prolapso de alguno de los órganos pélvicos, puede afectar hasta a un tercio de las mujeres adultas. Además, el incremento de las expectativas de vida de la población general y el deseo de ésta de mantener un elevado estado de salud está ocasionando una demanda creciente de atención sanitaria de estas enfermedades en los países desarrollados.

Prolapso Genital e Incontinencia Urinaria

El prolapso genital es la causa más frecuente de histerectomía en todos los grupos de edad. En un estudio epidemiológico publicado en 2003 que se basaba en los datos del Departamento Nacional de Altas Clínicas se estudiaron los procedimientos por prolapso pélvico y se concluyó que la cirugía por prolapso de algún órgano pélvico es más prevalente que la colecistectomía (2,2 frente a 1,61 cada 1.000 personas).

Desde la perspectiva del cirujano, hasta un tercio de las pacientes que requieren procedimientos quirúrgicos por trastornos del compartimiento posterior presenta también un prolapso genital. Desde la perspectiva ginecológica, las cosas no parecen mejores, ya que más del 20% de los pacientes con prolapso genital presentan incontinencia fecal, y muy frecuentemente un rectocele.

Además, hay que considerar que la histerectomía puede agravar los fenómenos de denervación esfinteriana (y causar o empeorar una incontinencia), lesionar la inervación aferente y eferente rectal (empeorar un estreñimiento) y causar o empeorar un proceso de debilidad del plano pélvico, enterocele o prolapso de cúpula.

Actualmente, los ginecólogos se encuentran inmersos en una revisión de las vías de acceso, los procedimientos y los injertos protésicos más indicados para sus pacientes, y parece un buen momento para que se produzca un acercamiento, un esfuerzo de entendimiento de los problemas de su compartimiento y la discusión del manejo de las frecuentes alteraciones del compartimiento posterior (especialmente los «celes»), que a veces se tratan sin la participación del cirujano. Algunas pacientes seleccionadas se beneficiarán de procedimientos quirúrgicos simultáneos.

Diagnóstico Médico

Los objetivos del diagnóstico de los pacientes con incontinencia urinaria son: determinar el subtipo de inconocimiento de la fisiología y fisiopatología pélvica y esfinteriana y asegurar una rápida aplicación de cualquier avance en el tratamiento de este complejo compartimiento anatómico funcional.

Causas que debilitan el piso pélvico

  • Embarazo: por el peso del útero
  • Parto: al pasar el bebé a través de la vagina
  • Posparto: ejercitar precozmente abdominales o realizar saltos, practicar deportes o llevar pesos.
  • Deportes: en especial los de “saltos” y de “impacto”
  • Menopausia: por los cambios hormonales, ya que provocan pérdidas de flexibilidad y atrofia e hipotonía.
  • Herencia: dos de cada diez mujeres tienen debilidad innata en los músculos del suelo pélvico.
  • Hábitos cotidianos: retener la orina, vestir prendas muy ajustadas, practicar canto, tocar instrumentos de viento.
  • Otras causas: obesidad, estreñimiento, tos crónica, estrés y otras.

Ejercicios para Fortalecer el Piso Pélvico

Ejercitar los músculos del piso pélvico es muy beneficioso tanto para hombres como para mujeres, antes y después del parto puede evitar importantes problemas durante el mismo  y será el tratamiento indicado para que no aparezca la incontinencia urinaria en el puerperio. Efectuar los ejercicios antes y después de las cirugías pélvicas, histerectomías, etc. y cirugías de la incontinencia urinaria, aumentará el porcentaje de éxitos quirúrgicos y acelerará la recuperación post-quirúrgica.

Con la práctica de los ejercicios indicados se fortifican los músculos y se pueden evitar o solucionar más fácilmente disfunciones sexuales y alteraciones en la relación sexual. Los ejercicios del músculo pc son claves para fortalecer el piso pélvico y solucionar problemas con las erecciones, ayuda a controlar la eyaculación evitando la eyaculación precoz, infecciones urinarias, estreñimiento crónico y sus complicaciones, etc.

 

Unidad de Cirugía Colorrectal. Servicio de Cirugía General y Digestiva.
Hospital Universitario de Bellvitge.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page