Tratamientos Sexológicos

¿Qué tratan los Tratamientos Sexológicos?

Dr. Adrián Sapetti.

Desde los varones las consultas más frecuentes están dadas por las Disfunciones Erectivas (Impotencias) y la Eyaculación Precoz, aunque últimamente notamos un incremento de Inhibición del deseo sexual (Disfunción del deseo)y de fobias sexuales. En menor grado vemos casos de Eyaculación retardada o ausente, crisis de identidad sexual, o conflictos con la homosexualidad. Desde las mujeres las consultas más frecuentes son por anorgasmias, disfunción del deseo, y en menor grado fobias sexuales y vaginismo.

Una consulta que puede asociar la problemática de ambos miembros de la pareja es el llamado matrimonio no consumado, entendido así a quienes no han podido consumar un coito con penetración durante un lapso de unos 6 a 8 meses, a pesar de intentarlo al menos una vez al mes.

Un hecho digno de observarse es que ciertas depresiones larvadas, reactivas, comienzan a manifestarse por algún síntoma en el área sexual: disminución del deseo, menor respuesta erectiva, dificultad de llegar al orgasmo. Sólo en el curso de las entrevistas diagnósticas, y aún algo después, el síndrome depresivo irrumpe claramente.

Lo remarcable es que al no ligar el síntoma sexual con esa depresión subclínica aquél va reforzando aún más la baja de la autoestima y la pérdida de confianza, con aumento de la vivencia displacentera.

Abordaje Diagnóstico Médico

Es nuestra manera de trabajo que, salvo muy pocos casos, el consultante sea estudiado desde lo psicológico tanto como de lo físico con estudios complementarios cuando el cuadro lo amerite. Esto nos hace cotejar las distintas ópticas, ya que considero que, existiendo en ciertas disfunciones los factores predominantemente orgánicos, éstos deben ser correctamente diagnosticados para no llevarnos a fracasos terapéuticos o a cometer actos iatrogénicos.

Disfunciones Sexuales

Si dejamos de lado las disfunciones donde los factores orgánicos son predominantes, podemos ver que diversas circunstancias por las que puede atravesar la vida sexual de una persona, sucesos previsibles algunos y otros accidentales, pueden afectarla. Entre las primeras están la edad y las crisis vitales, la constitución de una pareja o de una familia, el nacimiento de un hijo.

Entre las segundas hay hechos dramáticos como enfermedades, separaciones o muerte de un ser querido, operaciones vividas con un sentimiento castratorio. Tanto unos como otros pueden influir sobre la conducta y el desempeño sexual y en ocasiones cristalizar en una disfunción sexual de mayor o menor gravedad. Antes se planteaba el interrogante de que siempre se debían a problemáticas inconscientes en cuadros psicopatológicos que sólo con una terapia prolongada y profunda podrían remitir.

La experiencia clínica nos muestra que es posible trabajar con las circunstancias presentes y resolver el síntoma sin que necesariamente sea desplazado y reemplazado por otro. Por otra parte, también sabemos de largos tratamientos cuyo motivo de consulta fue precisamente el problema sexual y que jamás se resolvió por esa vía: los pacientes suelen graficarlo con claridad cuando nos dicen: “Me ayudó para otras cosas pero esto no lo solucioné”.

Cada vez son más los colegas, analistas o médicos en general, que nos derivan a sus pacientes para una breve intervención terapéutica, concomitante a la Psicoterapia. En otros casos, de ser necesario, terminada la Terapia Sexual se deriva a tratamientos de Psicoterapia individual o vincular, para quienes sea necesario profundizar en otros aspectos de la vida personal.

Terapias Sexuales

Las Terapias Sexuales tienen como principal objetivo el alivio sintomático y el mejoramiento de la función sexual del paciente, por lo tanto repetimos que sus objetivos se encuentran recortados, focalizando en los obstáculos que impiden una sexualidad satisfactoria. Su innovación técnica reside también en el suministro de información y la utilización de sugerencias específicas (tareas sexuales y comunicacionales) a realizar fuera de las sesiones.

No vamos a caer en el simplismo de afirmar que con dar una tarea el paciente la realizará sin sortear ningún obstáculo: muchas veces lo que se busca es introducir un cambio en el sistema señalando las pautas de interacción de la pareja, y ya sea que las hagan o no, nos develan aspectos estructurales o relacionales que lo meramente verbal no haría aparecer.

Está en claro que en el curso de estas Terapias se acostumbra atender otros conflictos psicológicos o familiares, así como los vínculos primarios o la relación transferencial, pero siempre apuntando al objetivo principal: la remisión de los síntomas sexuales.

El uso conjunto de técnicas corporales y experienciales sistemáticamente estructuradas, que acompañan a las sesiones terapéuticas centradas en la problemática sexual, sumado a una comprensión psicodinámica y sistémica sobre la aparición o persistencia del problema es lo que constituye la especificidad y efectividad de las llamadas (Psico) Terapias Sexuales.

Dr. Adrian Sapetti. Médico especialista en Psiquiatría, Psicoterapeuta, Sexólogo clínico.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page